Una experiencia única. Un viaje a tiempo real

EL EBRO

SLOW TV

Un trayecto con singulares contrastes.

Desde sinuosos meandros de gran valor ecológico hasta tramos naturales cargados de belleza.

EL EBRO

DATOS BÁSICOS

Con sus 910 kilómetros, el río Ebro es el segundo más largo de la península después del Tajo.

 

Es el río más caudaloso de la península ibérica debido sobre todo gracias al aporte de sus afluentes. Su caudal medio es, a la altura de Zaragoza, de 220 metros cúbicos por segundo. Además, la aportación de caudal alcanza los 6.927 hectómetros cúbicos.

 

La cuenca del Ebro es la mayor de España, con 85.997 kilómetros cuadrados, y está ocupada por 18 provincias de 9 comunidades autónomas.

 

La cuenca del Ebro forma un triángulo isósceles y está limitada por el Pirineo al norte, por el Sistema Ibérico al sur y por la Costa Mediterránea al este, haciendo de base a este triángulo. Estos límites extremos dejan en el interior una unidad geomorfológica deprimida en relación a sus sierras que la enmarcan llamada depresión del Ebro.

 

Los últimos avances científicos permiten corregir la tradición. El Ebro no nace exactamente en Fontibre. Su afluente, el Híjar, que debería ser el principal, nace en el pico cántabro de Tres Mares, en la sierra de Peña Labra.

 

Tras abandonar Cantabria atraviesa las provincias de Burgos, Logroño y la comunidad autónoma de Navarra. Comienza entonces su recorrido aragonés: Novillas, Gallur, Tauste, Boquiñeni, Luceni, Remolinos, Alagón, Torres de Berrellén, Casetas, Utebo y Monzalbarba hasta llegar al Galacho de Juslibol. Penetra en la ciudad de Zaragoza encontrándose a su paso la Basílica del Pilar. Tras cruzar la capital, dirige sus aguas hacia Pastriz, El Burgo de Ebro, Alfajarín, Fuentes de Ebro, Pina de Ebro, Quinto, Gelsa, Velilla de Ebro, La Zaida, Alforque, Cinco Olivas, Alborge, Sástago, Escatrón, Chiprana, Caspe. El Ebro llega al Embalse de Mequinenza, más conocido como el Mar de Aragón, que se extiende hasta Mequinenza. Continúa su camino hacia el Embalse de Ribarroja y Fayón donde abandona Aragón tras recorrer 330 km por la comunidad.

 

Entra en Cataluña por Ribarroja de Ebro y tras atravesar varios municipios llega a Deltebre, donde vierte sus aguas al mar mediterráneo formando un delta.

 

La erosión ha diseñado la actual cuenca del Ebro. Y es que hace millones de años, la depresión del Ebro era un mar interior rodeado por cordilleras que terminó por desaguar en el mar Mediterráneo.

EL EBRO

EN ARAGÓN

El hombre ha transformado el río para su beneficio, tanto para producir energía como para uso agrícola. Los aragoneses siempre han vivido de cara al Ebro. Los grandes embalses se construyeron durante las décadas de los cincuenta y los sesenta.

 

También la propia naturaleza ha realizado cambios en el río. Es el caso de los llamados en Aragón como galachos. Son conocidos los de La Alfranca y Juslibol.

 

Ya en tiempo de los romanos, se considera que los habitantes de Caesaraugusta fijaron el río de forma artificial. De esta forma, y como medida defensiva, lograron hacerlo discurrir junto a la ciudad. Más tarde, los  musulmanes construyeron los primeros diques para evitar la inundación de la huerta.

 

El Ebro fue navegable en los siglos XVII y XVIII. Es más, en el siglo XIX un barco de vapor logró remontar desde el Mediterráneo hasta Escatrón. Sin embargo, fue poco a poco perdiendo su condición navegable. En la actualidad, la piragua es la embarcación más adecuada para recorrerlo.

Una iniciativa de

con la colaboración de

© Copyright 2020. Aragón Televisión. Todos los derechos reservados

Avda. María Zambrano, 2. ZARAGOZA - 50018 • Teléfono: 876 256 500 - Fax: 876 256 507